sábado

Poemas: YO FUI LA MAS CALLADA (Julia de Burgos )


Yo fui la más callada
de todas las que hicieron el viaje hasta tu puerto.

No me anunciaron lúbricas ceremonias sociales,
ni las sordas campanas de ancestrales reflejos;
mi ruta era la música salvaje de los pájaros
que soltaba a los aires mi bondad en revuelo.

No me cargaron buques pesados de opulencia,
ni alfombras orientales apoyaron mi cuerpo;
encima de los buques mi rostro aparecía
silbando en la redonda sencillez de los vientos.

No pesé la armonía de ambiciones triviales
que prometía tu mano colmada de destellos:
sólo pesé en el suelo de mi espíritu ágil
el trágico abandono que ocultaba tu gesto.

Tu dualidad perenne la marcó mi sed ávida.
Te parecías al mar, resonante y discreto.
Sobre ti fui pasando mis horarios perdidos.
Sobre mi tú seguiste como el sol en los pétalos.

Y caminé en la brisa de tu dolor caído
con la tristeza ingenua de saberme en lo cierto:
tu vida era un profundo batir de inquietas fuentes
en inmenso río blanco corriendo hacia el desierto.

viernes

Poema: CANCION DESNUDA (Julia de Burgos)



Despierta de caricias,
aún siento por mi cuerpo corriéndome tu abrazo.
Estremecida y tenue sigo andando en tu imagen.
¡Fue tan hondo de instintos mi sencillo reclamo!

De mi se huyeron horas de voluntad robusta,
y humilde de razones, mi sensación dejaron.
Yo no supe de edades ni reflexiones yertas.
¡Yo fui la Vida, amado!
La vida que pasaba por el canto del ave
y la arteria del árbol.

Otras notas más suaves pude haber descorrido,
pero mi anhelo fértil no conocía de atajos:
me agarré a la hora loca,
y mis hojas silvestres sobre ti se doblaron.

Me solté a la pureza de un amor sin ropajes
que cargaba mi vida de lo irreal a lo humano,
y hube de verme toda en un grito de lágrimas,
¡en recuerdo de pájaros!

Yo no supe guardarme de invencibles corrientes
¡Yo fui la Vida, amado!
La vida que en ti mismo descarriaba su rumbo
para darse a mis brazos.

miércoles

Poema: VIAJE ALADO (Julia de Burgos )


Hoy me acerco a tu alma
con las manos amarillas de pájaros.
La mirada corriendo por el cielo,
y una leve llovizna entre mis labios.

Saltando claridades
he recogido el sol en los tejados,
y una nube ligera que pasaba
me prestó sus sandalias de aire blando.

La tierra se ha colgado a mis sandalias
y es un tren de emoción hasta tus brazos,
donde las rosas sin querer se fueron
unidas a la ruta de mi canto.

La tragedia del mundo
de mi senda de amor se ha separado,
y hay un aire muy suave en cada estrella
removiéndome el polvo de los años.

Hasta mi cara en vuelo
las cortinas del mar se me treparon,
y mis ojos se unieron a los ojos
de todas las pupilas del espacio.

Anudando emociones
sorprendí una sonrisa entre mis manos
caída desde el pájaro más vivo
que se asomó a mirar mi viaje alado.

Por encima del ruido de los hombres
una larga ilusión se fue rodando,
y dio a inclinar la sombra de mi mente
en el rayo de luz de tu regazo.

Como corola al viento,
todo el cosmos abrióseme a mi paso,
y se quedó en el pétalo más rosa
de esta flor de ilusión que hasta ti alargo...

martes

Poema: Alba (Julia de Burgos)



¡Oh la noche regada de estrellas
que envió desde todos sus astros
la más pura armonía de reflejos
como ofrenda nupcial a mi tálamo!

¡Cómo suena en mi alma la clara
vibración pasional de mi amado,
que se abrió todo en surcos inmensos
donde anduve mi amor, de su brazo!

La ternura de todos los surcos
se ha quedado enredada en mis pasos,
y los dulces instantes vividos
siguen, tenues, en mi alma soñando...

La emoción que brotó de su vida
-que fue en mi manantial desbordado-
ha tomado la ruta del alba
y ahora vuela por todos los prados.

Ya la noche se fue; queda el velo
que al recuerdo se enlaza, apretado,
y nos mira en estrellas dormidas
desde el cielo en nosotros rondando...

Ya la noche se fue; y las nuevas
emociones del alba se han atado.
Todo sabe a canciones y a frutos,
y hay un niño de amor en mi mano.

Se ha quedado tu vida en mi vida
como el alba se queda en los campos;
y hay mil pájaros vivos en mi alma
de esta noche de amor en tres cantos...

domingo

Poema: Media noche (Julia de Burgos )


Se ha callado la idea turbadora
y me siento en el sí de tu abrazo,
convertida en un sordo murmullo
que se interna en mi alma cantando.

Es la noche una cinta de estrellas
que una a una a mi lecho han rodado;
y es mi vida algo así como un soplo
ensartado de impulsos paganos.

Mis pequeñas palomas se salen
de su nido de anhelos extraños
y caminan su forma tangible
hacia el cielo ideal de sus manos.

Un temblor indeciso de trópico
nos penetra la alcoba. ¡Entre tanto,
se han besado tu vida y mi vida...
y las almas se van acercando!

¡Cómo siento que estoy en tu carne
cual espiga a la sombra del astro!
¡Cómo siento que llego a tu alma
y que allá tú me estás esperando!

Se han unido, mi amor, se han unido
nuestras risas más blancas que el blanco,
y ¡oh milagro! en la luz de una lágrima
se han besado tu llanto y mi llanto...

¡Cómo mueren las últimas millas
que me ataban al tren del pasado!
¡Qué frescura me mueve a quedarme
en el alba que tú me has brindado!

sábado

Poema: Ocaso (Julia de Burgos)


¡Cómo suena en mi alma la idea
de una noche completa en tus brazos
diluyéndome toda en caricias
mientras tú te me das extasiado!

¡Qué infinito el temblor de miradas
que vendrá en la emoción del abrazo,
y qué tierno el coloquio de besos
que tendré estremecida en tus labios!

¡Cómo sueño las horas azules
que me esperan tendida a tu lado,
sin más luz que la luz de tus ojos,
sin más lecho que aquel de tu brazo!

¡Cómo siento mi amor floreciendo
en la mística voz de tu canto:
notas tristes y alegres y hondas
que unirán mi emoción a tu rapto!

¡Oh la noche regada de estrellas
que enviará desde todos sus astros
la más pura armonía de reflejos
como ofrenda nupcial a mi tálamo!

viernes

Poema: TIEMPO (Bernardo Ortíz de Montellano)



Porque el tiempo se mide, no se cuenta,
su luz a la distancia sobrevive,
el aire pierde espacio en la tormenta
y en el suelo extraño se percibe.

Porque el tiempo, se goza, no se cuenta
la secreta aventura que se vive,
burlas del horror y sed nos alimenta
y en alta noche amor su mano escribe.

Cuando en los ojos de la infancia advierto
el color sin colores de la vida
que al agua de los años diluye,

busca mi sed el agua que no ha muerto,
que aquí en la soledad de su guarida
el alma se hace, el cuerpo se destruye.

miércoles

Poema: NO LA AMANTE (Bernardo Ortíz de Montellano)


No la amante, el amor. La singladura
de la noche que arrastra fuego frío
por las venas del sueño, poderío
de la encendida palidez oscura.

El amor, no la amante. El goce mío,
la imagen que desbasto. La onda pura
que invade entre las ruinas mi locura
de tallar en diamante lo sombrío.

No la amante, el amor que le dio la vida.
Lo que mi mano roza y estos ojos
desojan, lo que nace de la herida

soledad en la noche de mi sueño;
¡encarnación que vive entre despojos,
de la que soy - oh dulce sangre - dueño!

martes

Poema: SUEÑO DE AMOR PERFECTO (Bernardo Ortíz de Montellano)


Amor de sueño amante que otro cielo
revive en su interior desdoblamiento,
unión la de los ojos y el aliento
que las manos aparta de su celo.

Amor de cuerpo y sombra ceniciento
de paisajes recónditos al hielo
de color y de aroma y de desvelo
puro como la muerte y como el viento.

amor que de la carne vuela al sueño
y en él imagen que desnuda anude
la ribera sin ámbito de cuerpo.

Amante que en su sombra se desnude
y en su sangre redima lo que fluye
y descubra en su sueño lo que sueño.

viernes

Poema: PARAISO DEL AIRE (Bernardo Ortíz de Montellano)



Paraíso del aire congelado,
muerte de cielo y tierra celadores.
¿De qué color los ojos? Los colores.
más por su vibración que por su grado.

Y más por la mirada miradores
que por la luz los ojos que he soñado
cuerpo que flota sin pesar, velado
en un clima de puros impudores.

¿Es la sonrisa, paladar de voces?
¿La mano que agoniza y que suspira?
¿La lentitud con que la mata el fuego?

Oigo lo que no dice si respira:
Es toda la memoria de mis goces
que sólo yo contemplo a solas ciego.

jueves

Poema: ESE BUSTO DE YESO (Bernardo Ortíz de Montellano)


Ese busto de yeso que respira
lunas de noche antiguas y metales
rodillas mutiladas desiguales
que si la noche cubre el sueño mira.

Esa mano de flores que conspira
al abrir y cerrar dedos cristales,
sonrisa y caracol en espirales,
ajeno mar donde la voz expira.

Estos ojos de verdes vegetales
que el fuego muerto de los goces gozan
y a lo oscuro me miran inmortales.

Y esta sombra de luz donde se rozan
las lamas y los cuerpos reposan.
Vivos sueños, bellezas funerales.

miércoles

Poema: IV (Ignacio Rodríguez Galván)



Goza, goza, niña pura,
de tus días de ventura,
de tu inocencia feliz;
y de tu dicha presente
jamás se borre en tu mente
el delicado matiz.

El pesar que me fatiga
se cambie en delicia amiga
que me halague el corazón;
y pueda lleno de gozo,
de alegría, de alborozo,
entonar grata canción.

Corona de frescas rosas,
apacibles, olorosas,
tejerte quería yo;
y a tiempo que la formaba,
espina que me punzaba
en mis manos se tornó.

martes

Poema: III (Ignacio Rodríguez Galván)


¿Ese celaje miras que se avanza
meciéndose hechicero,
o volando ligero
como águila veloz?
Aquella nube tétrica lo alcanza,
y aquí y allá lo vuelve,
y rugiendo lo envuelve
con ímpetu feroz.

¿Ves aquella avecilla revolando,
que rápida se eleva,
y su arrojo la lleva
hasta el cielo tocar?
Huracán espantoso rebramando,
desde el espacio inmenso
en remolino denso
la hace al suelo bajar.

¿Ves en las aguas de apacible río
blandamente flotando
y graciosa vagando
la delicada flor?
se acerca al fin a un vórtice bravío;
sus olas bramadoras
la sumergen traidoras
en abismo de horror.

Imágenes son estas de la vida:-
es dulce, placentera,
juguetona, ligera
del hombre la niñez.
En su pecho después la pena anida:
los placeres fenecen,
y los martirios crecen
con furia y rapidez.

lunes

Poema: II. (Ignacio Rodríguez Galván)


Modelo de belleza,
la pureza
brilla en tu cándida faz;
la inocencia es tu divisa,
y tu risa
es como un signo de paz.

Alguna vez la hermosura
con ternura
amante me sonrió;
dichoso ya me creía,
y ella impía
con falacia me burló.

Mas tu sonrisa graciosa
candorosa
no es de amor, es de amistad;
¡tu corazón ardiente
inocente
no conoce la maldad.-

Oh cuán venturosa fueras,
si vivieras
de tu infancia sin salir:
entonces feliz serías;
no sabrías
lo que es penar y sufrir.

Mas la ley de la natura
siempre dura,
no perdona a la virtud;
de la humanidad es dueña,
y le enseña
la vejez o el ataúd.

Con los fatigosos años
desengaños
vienen del mortal en pos;
y contra el mundo un abrigo
y un amigo
halla el infeliz en Dios.

El no mas nos da consuelo;-
en el suelo
solo existe una verdad,
y es que la inocencia gime,
y la oprime
triunfadora la maldad.

-Tu vives, oh niña hermosa,
cual la rosa
en lo interior de un breñal;
no de tu sueño despiertes,
porque adviertes
cuán horroroso es tu mal.

Al sueño tornar querrías,
no podrías;
el cielo así lo ordenó;
y tan solamente el llanto
y el quebranto
por patrimonio nos dio.

La vida es estrecha vía,
do nos guía
solo el destino fatal:
encantados proseguimos,
mas sentimos
de súbito frío puñal.

viernes

Poema: LA INOCENCIA I ( Ignacio Rodríguez Galván)


Al principiar la noche silenciosa
es más grata la estrella misteriosa
de risueño fulgor,
que si riela en transparente río
la taciturna reina del vacío
en todo su esplendor.

Es más bella la fuente clara y pura
que en delicioso prado con blandura
deslizándose va,
que el torrente veloz que se abalanza
y en un abismo da.

Es para mi más dulce el sol fulgente
cuando arroja del seno del oriente
rayo consolador,
que si mis venas ardoroso inflama
cuando en la tierra espléndido derrama
su fuego abrasador.

Así a mis ojos eres más hermosa,
de mi feraz nación temprana rosa,
niña pura y feliz,
que la joven que erguida se levanta,
y a cuya bella y delicada planta
rendimos la cerviz.

jueves

Poema: IV ( Ignacio Rodríguez Galván)


Mi pecho agitado de rudo tormento,
el canto elevaba mi lánguida voz;
y solo en respuesta notaba que el viento
espigas y ramas movía veloz.

La luna brillaba purísima y bella
en medio al espacio de claro zafir,
cual cándida, joven, modesta doncella
que mira al amante gozoso venir.

Tan solo escuchaba los lúgubres gritos
de pobre aldeano que alababa al Señor;
y mi alma oprimían los seres malditos
que asaz provocaron del cielo el furor.

En locas ideas mi mente perdida,
pregunto a mi mismo: - ¿Por qué huye de mi?
¡Maldita por siempre, maldita mi vida!.."
Y un ronco gemido feroz despedí.

Temblaban mis miembros, sudaba mi frente,
espesa tiniebla mis ojos cubrió;
y luego del seno quejido doliente,
cual de honda caverna, vibrando salió.

Mas, cielos ¡qué miro!.. ¿La vista me engaña?
¡Es ella!.. la veo.. ¡Qué dulce placer!..
Mas alguien... un hombre... ¡Gran Dios! la acompaña!
Infame, traidora, perversa mujer!

Le mira amorosa... le lleva a su seno..
-¡No más! ya la daga feroz empuñé....
y vuelo... de rabia frenética lleno
en sangre mi diestra, mi brazo empapé!..

miércoles

Poema: III. ( Ignacio Rodríguez Galván)


¿Dó te escondes,
mi querida?
¿Dó mi vida,
te hallaré?
Si no vienes
al instante,
dulce amante,
moriré.
"Eres bella como el cielo,
eres mi ángel, mi consuelo,
y sin ti
no hay contento, ni ventura,
ni hermosura
para mi."

De la vida
en el camino
mi destino
me arrojó;
y de duelo,
de quebranto,
y de espanto
me inundó.

"Eres bella como el cielo,
eres mi ángel, mi consuelo,
y sin ti
no hay contento, ni ventura,
ni hermosura
para mi."

Pero dióme
para guía,
vida mía,
tu virtud;
Y trocóse mi tormento
en contento
y en salud.

"Eres bella como el cielo,
eres mi ángel, mi consuelo,
y sin ti
no hay contento, ni ventura,
ni hermosura
para mi."

La joya eres
más hermosa,
más preciosa
que se vio
en el suelo
mexicano,
do mi mano
te cogió.

"Eres bella como el cielo,
eres mi ángel, mi consuelo,
y sin ti
no hay contento, ni ventura,
ni hermosura
para mi."

martes

Poema: Un crimen II ( Ignacio Rodríguez Galván)


Y desperté de súbito,
y busqué enajenado
el ángel adorado
de mi ternura objeto y de mi amor.
Pero en silencio lúgubre,
y en soledad y calma
estaba todo; y mi alma
fue presa de inquietud y de dolor.

Me levanto frenético,
a mi adorada llamo;
el eco a mi reclamo
retumbando tan solo respondió.
Y triste, y melancólico,
mi consuelo buscando,
voy lento meditando
las penas en que el cielo me arrojó.

lunes

Poema: UN CRIMEN I ( Ignacio Rodríguez Galván)



Hubo un tiempo en que atónito miraba
a una joven, que ardiente idolatraba,
modelo de beldad.

"Te adoro, te idolatro", me decía;
y en su pálida frente relucía
pudor, virginidad.

Y brillaban mis ojos de contento.-
Era su hálito puro mi alimento,
mi concierto su voz;
ero su rostro, su mirar mi encanto;
era su triste y doloroso llanto
mi tormento feroz.

Como la flor en el pantano inmundo
la arrojó el cielo despiadado al mundo
entre angustia y dolor.

Y yo corrí, volé de gozo lleno,
y delirante recogí en mi seno
la ternísima flor.

"Huérfanos somos, sin ningún abrigo,
y pobres, desgraciados, sin amigo;
el cielo nos unió.
Tu serás, dulce prenda, mi consuelo,
y para mí será la tierra el cielo..."
Así la dije yo.

Y ella llorando se arrojó en mis brazos,
y en deliciosos, en estrechos lazos,
anudado me vi.
Y en su seno purísimo y constante,
como en la madre el delicado infante,
tranquilo me dormí.

domingo

Poemas: LA GOTA DE HIEL ( Ignacio Rodríguez Galván)


¡Jehovah! Jehovah, tu cólera me agobia!
¿Por qué la copa del martirio llenas?
Cansado está mi corazón de penas.
Basta, basta, Señor.
Hierve incendiada por el sol de Cuba
Mi sangre toda y de cansancio expiro,
Busco la noche, y en el lecho aspiro
Fuego devorador.

¡A, la fatiga me adormece en vano!
Hondo sopor de mi alma se apodera
¡y siéntanse a mi pobre cabecera
la miseria, el dolor!
Roncos gemidos que mi pecho lanza
Tristes heraldos son de mis pesares,
Ay a mi mente descienden a millares
Fantasmas de terror.

¡Es terrible tu cólera, terrible
Jehovah, suspende tu venganza fiera
O dame fuerzas, oh Señor, siquiera
Para tanto sufrir.
Incierta vaga mi extraviada mente,
Busco y no encuentro la perdida ruta,
Sólo descubro tenebrosa gruta
Donde acaba el vivir.

Yo sé, Señor que existes, que eres justo,
Que está a tu vista el libro del destino,
Y que vigilas el triunfal camino
Del hombre pecador.
Era tu voz la que en el mar tronaba
Al ocultarse el sol en occidente,
Cuando una ola rodaba tristemente
Con extraño fragor.

Era tu voz y la escuché temblando.
Clavóse un tanto mi tenaz dolencia
Yo adoré tu divina omnipotencia
Como cristiano fiel.
¡Ay, tú me ves Señor! Mi triste pecho
cual moribunda lámpara vacila,
y en él la suerte sin cesar destila
una gota de hiel.

sábado

poema: A LA MUERTE DE MI AMIGO ( Ignacio Rodríguez Galván)


¿Por qué, el aire surcando,
dilatándose del bronce los sonidos;
y sin cesar vibrando
llegan a mis oídos
profundos y tristísimos gemidos?

¿Por qué de muerte el canto
en torno de ese féretro resuena?
¿Por qué el fúnebre llanto?
¿Por qué la amarga pena,
los cirios, y el clamor que el aire llena?

Te miro ante mis ojos
postrado sin aliento, amigo mío;
y sobre tus despojos
su manto negro y frío
tiende la muerte con placer impío.

Y en alas de querubes,
envuelta tu alma en esplendente velo,
y entre rosadas nubes
deja el impuro suelo,
y blandamente se remonta al cielo.

¡Oh, quién te acompañara!,
y ese mundo feliz que habitas hora
contigo disfrutara,
y la paz seductora
que, sin turbarse, en él eterno mora.

En mi patria no viera
sangre correr por la ciudad y llanos,
y que entre rabia fiera
hermanos con hermanos
hasta hundirse el puñal pugnan insanos.

Ni viera la perfidia
de nación, que risueña nos abraza,
y bramando de envidia
luego nos amenaza
y en su mente infernal nos despedaza.

Ni viera hombres malvados,
que sin temer de Dios el alto juicio,
de la ambición guiados
y el deshonroso vicio,
despeñan mi nación al precipicio.

Ni con feroz despecho
la miseria, elevándose espantosa,
cerrar contra su pecho
la humanidad quejosa
y devorar sus lágrimas ansiosa.

Y el luto y exterminio,
en pos del hambre descarnada y yerta,
extender su dominio
sobre su tierra muerta,
y a la peste letal abrir la puerta.
Feliz mi caro amigo,
feliz mil veces tú, que ya en el mundo
el dolor enemigo
con brazo furibundo
no rompe tus entrañas iracundo.

Dichoso tú, que vives
entre el gozo, la paz, la bienandanza
y no, cual yo, recibes
de amor sin esperanza
zozobras y martirios sin mudanza.

Y no sientes el yugo
de la suerte pesar sobre tu cuello,
ni el hombre es tu verdugo,
ni con ansia un destello
buscas de la verdad, sin poder vello.

Cuando el mundo habitabas,
con la voz de amistad consoladora
las penas aliviabas
de tu amigo, que ahora
hundido en e1 pesar tu ausencia llora.

A1 escuchar tus cantos,
do la razón brillaba y la poesía,
celestiales encantos
mi corazón sentía,
y en su mismo dolor se adormecía.

Si a tu alma por ventura
le es permitido descender al suelo,
cuando la noche oscura
me traiga el desconsuelo
ven a elevar mi pensamiento al cielo.

De mi agitado sueño
las escenas de horror benigno ahuyenta;
la imagen de mi dueño
en vez de ellas presenta,
y haz que tu grata voz mi oído sienta.

viernes

Poema: A MI MADRE (Vicente Riva Palacio)


¡Oh, cuán lejos están aquellos días
en que cantando alegre y placentera,
jugando con mi negra cabellera,
en tu blando regazo me dormías!

¡Con qué grato embeleso recogías
la balbuciente frase pasajera
que, por ser de mis labios la primera,
con maternal orgullo repetías!

Hoy que de la vejez con el quebranto
mi barba se desata en blanco armiño,
y contemplo la vida sin encanto,

el recordar tu celestial cariño,
de mis cansados ojos brota el llanto,
porque pensando en ti me siento niño.

jueves

Poema: AL VIENTO (Vicente Riva Palacio)


Cuando era niño, con pavor te oía
en las puertas gemir de mi aposento;
doloroso, tristísimo lamento
de misteriosos seres te creía.

Cuando era joven, tu rumor decía
frases que adivino mi pensamiento,
y cruzando después el campamento,
"Patria", tu ronca voz me repetía.

Hoy te siento azotando, en las oscuras
noches, de mi prisión las fuertes rejas;
pero hánme dicho ya mis desventuras

que eres viento, no más, cuando te quejas,
eres viento si ruges o murmuras,
viento si llegas, viento si te alejas.

miércoles

Poema: EN EL ESCORIAL (Vicente Riva Palacio)



Resuena el marmóreo pavimento
del medroso viajero la pisada,
y repite la bóveda elevada
el gemido tristísimo del viento.

En la historia se lanza el pensamiento,
vive la vida de la edad pasada,
y se agita en el alma conturbada
supersticioso y vago sentimiento.

Palpita allí el recuerdo, que allí en vano
contra su propia hiel buscó un abrigo,
esclavo de sí mismo, un soberano
que la vida cruzó sin un amigo;
águila que vivió como un gusano,
monarca que murió como un mendigo.

martes

Poema: LA MUERTE DEL TIRANO (Vicente Riva Palacio)



Herido está de muerte, vacilante
Y con el paso torpe y mal seguro
Apoyo busca en el cercano muro
Pero antes se desploma palpitante.

El que en rico palacio deslumbrante
Manchó el ambiente con su aliento impuro,
De ajeno hogar en el recinto oscuro
La negra eternidad mira delante.

Se extiende sin calor la corrompida
Y negra sangre que en el seno vierte
de sus cárdenos labios la ancha herida,

y el mundo dice al contemplarte inerte:
"Escarnio a la virtud era su vida:
vindicta del derecho fue su muerte".

lunes

Poema: LA VEJEZ (Vicente Riva Palacio)



Mienten los que nos dicen que la vida
Es la copa dorada y engañosa
Que si de dulce néctar se rebosa
Ponzoña de dolor guarda escondida.

Que es en la juventud senda florida
Y en la vejez, pendiente que escabrosa
Va recorriendo el alma congojosa,
Sin fe, sin esperanza y desvalida.

¡Mienten! Si a la virtud sus homenajes
el corazón rindió con sus querellas
no contesta del tiempo a los ultrajes;

que tiene la vejez horas tan bellas
como tiene la tarde sus celajes,
como tiene la noche sus estrellas.

domingo

Poemas:LA NOCHE EN EL ESCORIAL (Vicente Riva Palacio)


La noche envuelve con su sombra fría
El claustro, los salones, la portada,
Y vacila la lámpara agitada
De la iglesia bóveda sombría.

Como triste presagio de agonía
Gime el viento en la lúgubre morada,
Y ondulando la yerba desecada
Vago rumor entre la noche envía.

De Felipe segundo, misterioso
Se alza el espectro del marmóreo suelo
Y vaga en el convento silencioso,

Y se le escucha en infernal desvelo
Crujiendo por el claustro pavoroso
La seda de su negro ferreruelo.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...